Almuerzo azteca

2 comentarios:

pablo adolfo gustavo ferro dijo...

me hace acordar a una novela que se le había ocurrido a chesterton, que era la historia de un tipo que siempre se sentía observado, y un día se da vuelta y está dios mirando, y claro, se disuelve en el infinito. qué maravillosos dibujos estás haciendo, cambiando cosas, siempre en el ámbito mítico. una locura. admirable, realmente, un laburo increíble

FSF dijo...

gracias